La patita se siente agobiada y tiene la sensación que no encaja con la sociedad que la rodea, así que decide salir del cuento. Con la historia del “Patito Feo” queremos visibilizar a las niñas autistas que a menudo quedan invisibilizadas porque los diagnósticos se basan en modelos masculinos y pueden sufrir violencia machista.

En motivo del Día Mundial del Autismo, hemos querido representar el cuento del “Patito Feo” para visibilizar a las niñas Asperger. El Síndrome de Asperger es una condición del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y afecta la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, resistencias para aceptar cambios, inflexibilidad del pensamiento así como mostrar intereses muy restringidos.

Las personas que se encuentran dentro del Espectro Autista susceptibles de sufrir acoso escolar o bullying. Y las niñas quedan a menudo invisibilizadas porque los diagnósticos se basan en modelos masculinos. Durante la adolescencia, además, las chicas pueden sufrir violencia machista como abusos sexuales. Si cambiamos el cuento, todas las niñas asperger podrán entrar en la adolescencia y en la vida adulta volando como cisnes.

Si nos sigues sabrás que en Cambia el cuento trabajamos la coeducación para prevenir violencias machistas con mirada interseccional, para poder llegar a aquellas personas que por su sexo, condición, origen cultural,   género sentido o clase social pueden estar más expuestas a desigualdades.

¿Cómo afectan las violencias machistas a las mujeres autistas?  Ellas están doblemente expuestas a sufrirlas.

Productos relacionados: